Los Beatles y yo. Música y de todo un poco.

domingo, 22 de diciembre de 2013

Feliz Navidad

Una costumbre que se va perdiendo poco a poco por estas fechas es la de envíar tarjetas de felicitación.
Recuerdo que cuando era niño y ya quedaban pocos días para llegar la Navidad empezaban a llegar a mi casa muchas cartas de familiares y amigos con buenos deseos de cara a las fiestas y que el año que iba a comenzar fuese lo más positivo para todos. Eran otros tiempos, en los que no existía Whatsup y en los que la Navidad todavía no había llegado a un punto tan consumista como en el que nos movemos hoy día. Es triste pero es así.
Pese a ello creo que son unas fechas especiales y que debemos darles el valor que realmente merecen, de amor, de paz, de unión y todo aquello que nos mueva a ser un poquito mejores. Así que este año he desempolvado una tarjeta navideña o christma que lleva en la familia mucho tiempo, creo que tiene más de cuarenta años. Con él y este clásico te deseo todo lo mejor en esta fiestas y que puedas disfrutarlas junto a los tuyos.
FELIZ NAVIDAD

lunes, 16 de diciembre de 2013

ANECDOTA (con diéresis encima de la c)

Efectivamente, parafraseando a Les Luthiers, hoy voy a contar una anécdota, con diéresis encima de la c (aunque como ya saben es un error de lipotimia).
Todo viene a raíz de una de esas noticias con las que no sabes si apenarte por el hombre, echarte a reír o mirar para otro lado. Nos encontramos en diciembre del 2004. Como alguna que otra vez por estas fechas decidimos ir a la capital del Reino para, como tantos otros, ver la nueva decoración navideña, las luces, comprar algunos regalos, etc. Generalmente, y de nuevo como todos, vamos al centro: Plaza Mayor, Puerta del Sol, Callao... Por supuesto yo me pierdo un tiempo entre esas estupendas tiendas de discos que todavía quedan por la zona: La Metralleta, La Gramola, Melocotón, Bangladesh, Killer Discos, Escridiscos, Babel... En fin, momento de felicidad propia, personal e intransferible. Y cae algún disco para la colección, como debe ser.
Mas tarde, ya con mi mujer y en determinada tienda de origen francés encuentro un libro que me había llamado la atención hacía tiempo y que deseaba con autentica pasión Bienvenido Mr. Rock, los primeros grupos hispanos 1957-1975 de Salvador Domínguez, que además de autor de semejante volumen, es uno de los mejores guitarristas de este país y miembro de algunas de las bandas mas representativas del rock patrio, desde Los Pekenikes hasta Banzai. Y junto a éste se encontraba la segunda parte del mismo, Los hijos del rock, los grupos hispanos 1975-1989. O sea dos tochos comentando toda la historia del rock en español desde sus orígenes. Así que ahí estaba yo, con uno de los libros en la mano y va mi santa esposa y dice: "cógete los dos libritos que te los regalo". Y mi cuerpo se transmutó a una felicidad total para luego ir fraguando una pregunta en mi cabeza: ¿no será un regalo envenenado? El caso es que, por si cambiaba de opinión, agarré los dos tomos y nos fuimos a la caja a pagar. Pero esa pregunta seguía resonando en mi cabeza.
Salimos a la calle, continuamos con el paseo y haciendo otras compras. Las bolsas cada vez eran más numerosas, y el peso también. Sobre todo el regalito, casi siete kilos de regalo. Como una pata de jamón.
Según iba avanzando la tarde, la calle se iba llenando de más gente haciendo cada vez más difícil el andar. Mis brazos estaban cada vez más largos por el peso, y mis manos ya no daban para más bolsas y paquetitos. Pero ni por asomo soltaba yo mis libros. Hasta que, por fin, llegó el momento de volver. No tenía suficiente calle para correr en nuestro regreso. Cuando llegué a casa solté todo, agarré mis libritos y, olvidándome del mundo, me senté en mi sillón disfrutando de mi "pesado" regalo. Y cómo lo disfruté. Aún cuando mis brazos medían unos centímetros más. A última hora, la verdad sea dicha, estuve a punto de acabar como el señor chino de la noticia pero supe contenerme ya que, primero, el regalo bien merecía el esfuerzo y, segundo, todas las ventanas que encontré para tirarme se encontraban en la planta baja. Así que la cosa no pasaría de un tonto chichón. Afortunadamente.
Retomando el hilo, a día de hoy se puede encontrar mucha información en internet sobre cualquier cosa pero en lo que nos atañe, la historia del pop-rock en español, no he encontrado una obra tan increíble y tan completa como esta colección. Podemos hablar de ella como la biblia del rock en español, y desde luego se encuentran entre mis libros de cabecera. Una buena obra por un gran guitarrista: Salvador Domínguez.
P.D. Cuidado con los regalos, los hay envenenados.

jueves, 5 de diciembre de 2013

Apple y Zapple

Una manzana con luces y sombras o el Zipizapple de los Beatles
Que los Beatles rompieron moldes en todos los aspectos es algo que queda fuera de toda duda. Pero que rompieron más de un plato y los muchachos se quedaron más anchos que largos también es verdad.
Para muchos, el fallecimiento de Brian Epstein, supuso un punto de inflexión en la carrera del grupo. Epstein no solo se ocupaba de los aspectos que todo manager debía de llevar a cabo, también influía de manera directa en la vida personal de los Beatles. Era más que un simple administrador de una empresa, y no de cualquier empresa. Por todo ello cuando fallece en 1967, los Beatles, se encuentran completamente fuera de juego. No tienen ni idea de nada que no tenga que ver exclusivamente con la música. Aún así tienen que tomar el control de todo lo que llevaba el mánager y uno de los primeros problemas que se encuentran es la renegociación de su contrato. Además se dan cuenta que deben invertir gran parte de sus ganancias para protegerse de Hacienda y que ésta no se lleve el fruto de su trabajo.
Por todo ello, en 1968, los Beatles crearon un conglomerado empresarial con el que tratarán de tener en sus manos todo el proceso musical. Formaron diversas divisiones que iban desde la estrictamente musical y mas cercana al grupo hasta la electrónica y el cine, pasando por la moda. Pero hay más, el lanzamiento del nuevo sello servirá para dar a conocer a nuevos talentos. O al menos esa es su idea, pues la publicación en los medios de que se escucharía a todo aquel que creyese tener talento llevó a la discográfica a verse increiblemente saturada de posibles artistas de éxito.
Así aparece Apple Records. A través de ella se publicarán los siguientes discos de los de Liverpool y de otros artistas como Badfinger, Mary Hopkin, Billy Preston y Ravi Shankar con bastante éxito en cualquier caso, amén de otros nombres más de no tanta fama.
Pero la confianza que tenían los Beatles en que todo lo que hacían, tocaban o creaban se vio truncada con una de esas subsidiarias de Apple Corps, Zapple. Bajo esta manzana con z supuestamente iban a publicarse trabajos experimentales o de vanguardia, pero solo dio para dos trabajos (afortunadamente) en el que John Lennon y George Harrison dieron a conocer sendos discos en los que sale lo que sale, Unfinised Music n.2: Life with the lions y Electronic Sound. Ser un Beatle ya no es sinónimo de éxito y así van a  conocer el reverso tenebroso de la fuerza (que ya habían empezado a soborear con el proyecto Magical Mystery Tour). El proyecto de Harrison se basa puramente en lo "musical". Me recuerda más que otra cosa a esos discos con efectos de sonido que se utilizaban para películas o en las radionovelas. Pero lo de Lennon no sé en qué se basa. Gran parte del disco parece sacado de aquellos psiquiátricos donde se hacía experimentos con los pacientes en un supuesto intento de curarles de su locura. No sé, quizás es que no consigo apreciar las vanguardias musicales.
Visto lo visto, no es de extrañar que poco tiempo después llegara el tiburón Allen Klein como fichaje para poner orden en la corporación y entre las pocas cosas buenas que hizo se encuentren el cerrojazo de Zapple y todo aquello por donde se escapaba el dinero de los Beatles. Pero ésa es otra historia.

jueves, 28 de noviembre de 2013

La Guía Definitiva: Una experiencia interbloggera


CÉSAR: Vaya detallazo amigos que tuvo Miguel regalándonos un ejemplar a cada uno de la obra "The Beatles, la guía definitiva". Después de tanta prosa sobre el tema, es bienvenida una guía tan exhaustiva, sin literatura, sobre todo aquello que, desde un punto de vista técnico y curricular, hay que saber de los Beatles. Un auténtico manual de uso para comprobar qué modelo de guitarra se usó en aquel álbum, en qué fecha se grabó aquella canción o quién cantó en sus coros. Debemos confesarlo,.. es la obra perfecta para estudiosos obsesivos compulsivos como nosotros. ¿No es así, PPK?.

PPK: Sí, gracias desde luego a Miguel por el detalle de mandárnoslo, pero también al autor, José Luis Gilsanz, por la dedicatoria. El libro pasa por ser una Biblia llena de datos donde es muy fácil encontrar cualquier detalle. Todo perfectamente ordenado y recopilando una cantidad ingente de información que ya estaba publicada, pero que ahora, gracias a la meticulosa labor de su autor está a disposición de cualquier estudioso del cuarteto. Es muy meritorio que, entre tanto dato, apenas se deslicen un par de erratas o contradicciones (la fecha en que se grabó el primer disco de los Quarrymen y el número de actuaciones en el Cavern).

Por lo demás, y por poner una pega medio en broma, le faltaría un apéndice de los personajes no ya secundarios, sino accidentales, para que fuese completamente definitiva. Por ejemplo: el nombre del policía que desenchufa los amplificadores en el concierto de la azotea, el señor que aparece en la lejanía en la acera derecha de la foto de Abbey Road... No sé, cosas así ¿no Fer?

FER: Así es, creo que preparan una segunda edición con nuestras sugerencias. Ahora, efectivamente, ha llegado a nuestras manos lo ultimísimo sobre los Beatles, y todo gracias como decís a nuestro amigo Miguel. Se había advertido del lanzamiento. Se había hablado de Ian MacDonald, Mark Lewishon, de Hunter Davis y de otros especialistas mundiales en Beatles para tan magna obra. Pero no, no han sido ellos.
Bromas aparte. El responsable es, como apuntabas, el segoviano José Luis Gilsanz, que ha limpiado de polvo y paja todo lo habido y por haber sobre los chicos de Liverpool y muestra simple y llanamente una obra basada en los datos. Y como decía César, ya no hay que andar buscando en cientos de libros para encontrar una determinada fecha, saber qué instrumentos tocaron en tal o cual disco o qué canción propia o ajena interpretaron y en qué momento de su carrera... Hablamos por tanto de la madre de todas las guías. En definitiva, agradecer al autor su obra, muy interesante, y al mensajero su envío, un regalazo. Un disfrute para los que somos, no solo fans, sino estudiosos del mejor grupo del mundo.

miércoles, 20 de noviembre de 2013

Billy Preston

El otro día hablábamos de una referencia para los Beatles en sus inicios y hoy traemos otra, a uno de los considerados quinto beatle por sus implicaciones y aportaciones musicales en el tramo final de la carrera de los de Liverpool. La verdad es que no sé si realmente se le puede considerar el quinto beatle, pero si de algo puede estar orgulloso nuestro invitado de hoy es por haber sido el único músico reconocido en la portada de un disco de los Beatles, poniéndole al nivel del grupo. Realmente es una cuestión sin precedentes.
Pero ¿qué tiene para ello? Este norteamericano es un excelente músico que ya desde los tres años toca el piano y con dieciséis es un gran organista. Con este instrumento llegará a tocar con grandes como Ray Charles y Little Richard y por él será conocido en medio mundo.
Aunque ya se conocían desde principios de los sesenta, en 1969 la relación entre Preston y los Beatles se estrecha de manera más profunda. Primero por la participación de Billy en lo que luego sería el lp Let it be y segundo por su inclusión en el, por aquel entonces, recién inaugurado sello de los Beatles, Apple.
No sé quién de los Fabs dijo en referencia a él que "hay que ver lo que cambia el mal carácter de algunos cuando hay visita en el estudio", viniendo a decir que cómo tratan ciertas personas de mostrar otro perfil para que desde fuera no le vean como un hp. Qué cosas. Es verdad que al entrar Preston en los estudios cambia por completo el ambiente que existía entre ellos, de tal forma que podríamos decir que si el famoso concierto de la azotea llegó a producirse fue en gran parte porque las tiranteces se habían aflojado (al menos un poco) en el seno de los Beatles. Porque debemos puntualizar que ese concierto como punto final del disco estaba programado pero aún no se sabía dónde ni cómo y, sobre todo, si se iba a producir teniendo en cuenta el mal rollo que existía entre los chicos.
Afortunadamente, y fruto de esa colaboración, llegó a nosotros un disco que aunque sea considerado por muchos de lo más flojito o irregular de la discografía beatle trae grandes temas como Get Back, Let it be y Don't let me down entre otros, y todos éstos y alguno más con la colaboración del músico americano. Ya quisieran muchos haber contribuido en alguno de ellos o siquiera haber participado dando palmas.
A continuación, Preston formará parte del sello Apple durante un par de años,  iniciando su carrera en él con el sencillo que puedes ver al lado. Fue producido por George Harrison y acompañado de los más granadito del momento. Ese tema fue un éxito, muy al estilo de esa corriente mística que el propio George Harrison continuó con My sweet Lord y con una clara influencia del gospel que Preston había mamado desde su infancia. Y en la cara b otra canción del mismo estilo.
Posteriormente aparecería en la película Sgt. Pepper de los Bee Gees interpretando Get back y haciendo lo que pudo. Y de dicho film ya no hablamos más que ya quedó todo dicho en otra entrada.
Conviene resaltar que gracias a la versión "desnuda" (sin Spector por medio) que apareció hace unos años del disco Let it be se resalta más el trabajo de cada instrumento y especialmente el del organista. Y además mostrando el buen rollo que todavía quedaba entre los cuatro beatles, cosa de agradecer al siempre sonriente Preston.

viernes, 15 de noviembre de 2013

Fats Domino

Si ha habido algo que los Beatles siempre han reconocido a lo largo de toda su trayectoria ha sido la influencia recibida de otros muchos músicos de muy diferentes estilos, del rithym &blues, de los primeros rockeros, del soul... No solo han admitido dichas influencias sino que constantemente han realizado versiones de todos ellos: Elvis Presley, Buddy Holly, Chuck Berry, etc.
Gracias a este hecho conocí mucha música distinta a la que habitualmente solía escuchar. Si los Beatles versionaban a este o aquel yo debía hacer por escucharles y abrir mis orejas a otros estilos. Ya sabes: los Beatles enseñan, los Beatles entretienen y...
En 1990 sale el disco Tripping the live fantastic, directo de Paul McCartney francamente interesante, grabado durante la gira correspondiente tras el  álbum Flowers in the dirt, excelente disco que volvió a poner a Macca en el candelero. Con ambos discos cerró muchas bocas que decían que el exbeatle ya no tenía mucho más que añadir a la historia de la música.
Pues bien, gracias a un préstamo de un amigo, el T.T.L.F. pasó una temporada en casa. Y en una de esas tardes en las que Pablito venía a tomar café (amigos que tiene uno) mientras escuchábamos su disco descubrí a una de esas influencias de las que hablaba al principio, Fats Domino. Había oído hablar de él pero no había escuchado más allá de su gran éxito Blueberry Hill. Conocía que era un pianista de Nueva Orleans de gran éxito en los cincuenta y sesenta, uno de los fundadores del rock y poco más. Pues aquí McCartney muestra un ejemplo de lo que les había influido sacando al rockero que lleva dentro y llevándote hasta la pista de baile.
Años más tarde compré el Rock 'n' Roll de John Lennon y ¡sorpresa! vuelve a parecer el mismo tema de Domino, otro enfoque, también atractivo pero, lo siento, me quedo con el de Macca. Es curioso que los dos ex-beatles sacaran un disco dedicado a clásicos del rock. Lennon con el ya nombrado y McCartney con Run Devil Run. O quizás, teniendo en cuenta lo que hablamos, no lo sea tanto.
En el disco que puedes ver a la derecha, una edición italiana, nos encontramos con una antología de canciones casi todas de la década de los cincuenta y alguna de los primeros sesenta, y en donde aparece obviamente esta canción. Todo al estilo de Nueva Orleans, con una base jazzística, mucho metal y percusión, y aderezado con el piano de Domino. Sentando las bases del rock & roll, vamos.
Debemos añadir que si bien los dos beatles mostraron su admiración por el gordito, éste les devolvió el favor haciendo varias versiones de ellos: Lady Madonna, Lovely Rita y Everybody's got something...
Así que el gordito unió a los Beatles en un principio y lo volvió a hacer años más tarde.

jueves, 31 de octubre de 2013

Noche de difuntos

Que sí. Que importamos extranjerismos como nadie es verdad, y no hablo solo del idioma. Si encima son cuestiones que provienen de EEUU nos hacen más tilín. Parece que en nuestro país no tenemos suficiente historia ni leyenda que tenemos que coger lo de los demás. Como ya estarás cayendo en la cuenta de lo que hablo comprenderás que me moleste un poco con todo este tema de halloween. Con las tradiciones tan estupendas que tenemos aquí. Que nadie crea que tengo algo en contra del halloween americano, es más ya tengo mi bolsa de caramelos preparada para cuando vengan los enanos con el truco o trato. Entiendo que ésto es lo que prima sobre todo entre los más chicos y hay que adaptarse a las nuevas modas. La cuestión de fondo que me planteo es que si las nuevas generaciones se diesen cuenta de las estupendas leyendas que existen aquí ancladas muchas de ellas en lo más profundo de nuestro imaginario no harían por conocerlas más, o al menos por interesarse por ellas.
Me acordaba estos días de La Santa Compaña, o A Santa Compaña que dirían los gallegos, ya que es allí básicamente donde es más conocida. Es verdad que esta leyenda no es exclusiva de la Noche de Todos los Santos, sino que es extensible a cualquier noche del año. La Santa Compaña hace referencia a una tétrica marcha compuesta por almas en pena que van por determinados caminos a partir de la medianoche, con velas encendidas y de la que si tienes la mala suerte de encontrarte en su camino te haga parte de ella, que ya no vuelvas a ser el de antes, ya que pasarás a ser uno más de la comitiva, vagando eternamente sin descanso. Generalmente se dice que cuando aparece semejante visión es para indicar que alguien está a punto de fallecer en el lugar por donde pasan (obviamente si no muere otro te matan a ti del susto).
En fin, que para un país como el nuestro, con una historia de impresionantes raíces, le crece paralela una infinidad de leyendas a cual más interesantes, misteriosas y/o aterradoras.
Vamos a recordar a uno de los grupos que allá por los ochenta hizo su particular versión de tal historia, Golpes Bajos.
Y recuerda que si se te aparece la Santa Compaña sal corriendo o haz un círculo en el suelo y métete dentro o busca un crucero de los que había en los cruces de camino y aférrate a él hasta que pase. O vete de cañas con ella que seguro que marcha no te va a faltar.

miércoles, 16 de octubre de 2013

Salut les copains!

Hace unos años descubrí en mi añorado Discoplay, poco antes de su desaparición, una revista musical
bastante interesante, Efe Eme. Ahora se puede encontrar on line, no es lo mismo pero es lo que hay. En su momento fue todo un descubrimiento. Si de algo adolece la escena musical en España es de revistas que recojan no solo las últimas novedades en diferentes estilos sino que también recuerden otros que existieron y artistas y grupos que pasaron a la historia de la música. Y ésto es/era algo que hacía esta revista, lo mismo te mostraba el último disco de Ariel Rot, La Costa Brava, Bebo Valdés o Extremoduro que te contaba toda la biografía de Gabinete Caligary, The Jacksons, Nino Bravo o Bob Dylan. Desgraciadamente a esta ciudad no llega ninguna revista similar que ocupe su hueco, si es que existe.
En uno de esos número conocí Salut les copains!. Inicialmente éste era el nombre de un programa de radio francés que mostraba las últimas novedades del pop galo en los sesenta y creo que aún está en funcionamiento. Por él desfilaron Johnny Hallyday, Silvie Bartain, Adamo, Francoise Hardy, Marie Laforet, Les Surfs, Hervé Villard... Poco después se fundó una revista que englobaba los mismos contenidos que el programa radiofónico. Es llamativo que cuando los Beatles llegaron a la capital francesa en 1964 ya eran número uno en su país, pero en Francia era otra cosa. El pop francés comenzaba a despuntar y los parisinos siempre tan chovinistas se encontraban totalmente embebidos de sus figuras patrias y los Beatles eran simplemente una anécdota más proveniente de las islas. Aún así ya tenían seguidores y para asombro de los propios Beatles eran más los fans chicos que las chicas. Así son los franceses, otro estilo.
Pero reconozcamos que salió una gran cantidad de artistas dentro de lo que se llamó el ye-yé galo, y muchos de ellos con bastante talento. Aunque no todo en Francia fue pop, también hubo rock y folk y curiosamente no todos los éxitos provenían del país sino de EEUU, ya fuesen cantados en francés o inglés. En el disco que traigo hoy, un doble lp editado en los ochenta en España titulado precisamente Salut les copains!, se recopilan diversos éxitos, básicamente rockeros, de franceses como Les Chaussettes Noires, al estilo de Cliff Richards y los Shadows, Frank Alamo versionando el tema de las Crystals y Moustique haciendo de sí mismo; y otros como Les Aiglons (suizos), Vince Taylor y Rocky Roberts (americanos ambos).
Otra forma de hacer rock.

viernes, 4 de octubre de 2013

Serrat

Entre las canciones que uno recuerda de la niñez hay algunas que se hayan totalmente alojadas en lo más profundo del seso. Parece que es escuchar un tema determinado y se despierta algo en nosotros que conlleva una gran cantidad de emociones y recuerdos. Pues ésto es lo que me pasa con la canción que da título al disco que traigo hoy: Mediterráneo, de Joan Manuel Serrat. Curiosamente para ser un hombre del interior, de la meseta, es escuchar esta canción y transportarme a cualquier punto del litoral español, aspirar la brisa marina y sentir el salitre sobre la piel, pero sobre todo, se me vienen miles de recuerdos encima. Serrat hace un uso exquisito de la palabra y el verso, aunque tampoco digo nada nuevo. Quien le conoce sabe cómo las gasta el catalán, y en cuestión de composición escribe afinando las palabras sin que sobre ni falte que el exceso desluce y la falta empobrece. En fin, tremenda canción. Pero debemos decir realmente tremendo disco, porque acompañando a esta que abre el lp aparecen otras de no menos importancia ni belleza. De hecho a continuación de Mediterráneo aparecen Aquellas pequeñas cosas, sobre nuestros recuerdos más profundos; y La mujer que yo quiero, que me hace mirar a la que tengo a mi lado (guiño). Pero hay más, como Qué va a ser de ti que fue la elegida junto con otra de las grandes del cantautor; Lucía, para formar parte del único sencillo que se extrajo en su momento. Llama poderosamente la atención el parecido del contenido de Qué va a ser de ti con She's leaving home de los Beatles e incluida en el Sergeant Pepper's. Y, por otro lado, un aspecto que sería marca de la casa de Serrat, las adaptaciones de poetas españoles, en este caso León Felipe y su poema Vencidos.
Son diez canciones en total, con el buen hacer de Joan Manuel Serrat en la composición y los arreglos de, entre otros, Juan Carlos Calderón, el rey Midas de la música de los setenta fallecido a finales del 2012.
Un disco bien acabado y de una belleza rotunda que ha quedado como uno de los más conocidos de Joan Manuel Serrat.
                                                                                 "Harto ya de estar harto, ya me cansé
                                                                                 de preguntar al mundo porqué y porqué."

viernes, 27 de septiembre de 2013

Bobby Rydell


Hace poco recordábamos la figura de Larry Parnes y su equipo de cantantes melódicos unos y semirockeros otros, y todos de origen británico. Al otro lado del charco, o sea EEUU,  también surgieron este tipo de artistas a finales de los cincuenta y principios de los sesenta dedicados inicialmente al público joven y enmarcados en el estilo high school como Bobby Darin, Paul Anka, Frankie Avalon, Ricky Nelson y Neil Sedaka.
En el caso que hoy nos ocupa hablamos de Bobby Rydell que se inicia en la música tocando en un grupo junto al citado Frankie Avalon. Poco después y ya en solitario arranca su carrera como cantante melódico de éxito primero en Estados Unidos con títulos como We got love de 1959, Wild One, Swingin' school y Volare de 1960. Más tarde daría el salto a Gran Bretaña y el resto de Europa. Sin embargo y al igual que le pasó a todos sus coetáneos se vio arrastrado por ese tsunami llamado The Beatles. A lo largo de los setenta su estrella se va desvaneciendo hasta quedar como estrella sempiterna en los clubs de Las Vegas.
En el disco de la derecha de 1963 puedes ver el estilo que le define ya en esa década, standars que han hecho famosos otros cantantes y de los que nuestro amigo hace su versión: If I have a hammer original de Pete Seeger y que hicieron famosa Peter, Paul and Mary; Blue Velvet conocida por Bobby Vinton; Those lazy-hazy-crazy days of summer por Nat King Cole y Wonderful wonderful por Johnny Mathis. Que los títulos en español no te confundan, canta en inglés, las cosas de las discográficas españolas.
Para terminar, en la película Grease, como sabes ambientada en los cincuenta y las high schools se le rinde un pequeño homenaje dando su nombre al instituto al que van los protagonistas, y también aparece su amigo Frankie Avalon cantando Beauty school dropout (curiosa canción).

martes, 24 de septiembre de 2013

Los Brincos II

Hoy con ustedes Los Brincos, los originales Brincos: Fernando Arbex, Juan Pardo, Manuel González y Junior Morales. Primera formación de esta gran banda que duró escasamente un par de años, de 1964 a 1966, después Juan Pardo y Junior se separan del grupo y comenzarán carrera como dúo que curiosamente también duraría dos años. Mientras unos renovados Brincos siguieron adelante.
Pero lo interesante de estos primeros Brincos es el salto cualitativo que supone dentro del pop español. En sus filas se encontraron miembros de grupos de relevancia en España como los míticos Estudiantes y los Pekenikes y abrieron el camino a muchas bandas que vendrían de manera inmediata dando un nuevo horizonte a la música española dirigida a los jóvenes. Por estas y otras razones, como cantar algunas canciones en inglés, fueron denominados los Beatles españoles.
Este cuarteto original firmó grandes éxitos como Flamenco, Dance the pulga, Bye bye chiquilla, Cry, El pasaporte, Tú me dijiste adiós que curiosamente echó del número uno a Yesterday de los Beatles, y una de mis favoritas del grupo I try to find.
El disco que presento hoy tiene dos canciones muy conocidas, Borracho y Sola, casi podría decir un sencillo con doble cara A como luego mas tarde pasaría con Un sorbito de champán y Renacerá.
Tristemente lo que vino después de 1966 es otra historia, con éxitos es verdad. Brincos sí pero no Brincosis.

sábado, 21 de septiembre de 2013

Libros y tebeos con solera-parte XIV

EL COYOTE
Apilados en lo alto de una estantería se pasaron muchos años sin yo saberlo las aventuras de un héroe enmascarado de la California de finales del siglo XIX creados por el barcelonés José Mallorquí en los años cuarenta. Y digo sin yo saberlo porque mi corta estatura por los pocos años me hacía imposible llegar a ellos y en esa época mi interés por ese tipo de literatura no era excesivo. Hasta que tuve catorce o quince años y comencé a poner patas arriba toda la biblioteca de mi padre buscando por mí mismo títulos que me llamaran la atención. Así fue como tuve acceso a esta colección, más de cincuenta ejemplares, desde el número uno, en los que conocí a este personaje con cierto aire al Zorro (bastante diría yo). Un caballero de origen hispano vestido al estilo charro y que llevará a cabo numerosas misiones siempre en defensa del débil y contra una autoridad represiva (lo de siempre, vamos). Sus historias me engancharon rápidamente y a través de él descubrí la emergente California, cuando ésta pasa ya a manos estadounidenses.
 La edición original de El Coyote apareció en un formato de 19,5x15cm., encuadernado en rústica, con aproximadamente sesenta páginas y un precio inicial de 2.50 pesetas. En su interior aparecían en torno a cinco o seis ilustraciones en blanco y negro al estilo de este tipo de publicación.

domingo, 8 de septiembre de 2013

Tontunas y bolotás

Dándome una vuelta por el maravilloso mundo de internet, youtube y demás servidores de vídeo te das cuenta de la gran cantidad de tontunas y bolotás (palabro que se utiliza por estas tierras) que se pueden llegar a decir sobre cualquier tema, y en particular sobre los Beatles. Muchas son más que conocidas, la frase de nuestro amigo Juanito diciendo que eran más famosos que JC, la supuesta muerte de Macca allá por el año 1966 y los mensajes ocultos en canciones y carátulas, la historia de Lucy en el cielo con diamantes y el LSD, la supuesta referencia al demonio en Revolution Number 9 y el supuesto pacto con el de los cuernos para conseguir la fama, las continuas reuniones que podrían haber tenido tanto ellos como sus hijos... y todos y cada uno de estos temas son tratados como si de auténticos paradigmas se trataran y todo ello en vídeos repletos de comentarios de lo más variopinto. Por ejemplo, es curioso como tras más de cuarenta años desde que John Lennon dijese lo de somos más populares que Tal y todavía hay personas que siguen dándole vueltas al asunto, y si no, observar el vídeo y los comentarios al respecto en la página de Youtube El pecado de John Lennon. Y todo aderezado con versículos de la Biblia.
Por supuesto el tema del Diablo o Satanás lo puedes encontrar en todas partes, conectado a título colectivo con el grupo en general, Los Beatles, un éxito extranormal, y de forma particular, nuevamente, a John Lennon, El satánico de John Lennon. Qué habrá hecho este hombre para que le echen tanta mierda encima.
Otra paranoia que se puede ver es la de Los dobles de los Beatles, unos supuestos suplantadores de personalidad, de músicos, de creatividad, de... todo.
En cuanto a la muerte de Paul McCartney, qué podemos decir, hay hasta una página dedicada solo a este tema paulestamuerto.com, y el número de vídeos que aparecen en Youtube son infinitos.
Otra cuestión llamativa es la cantidad de foros y páginas dedicadas a poner a parir al grupo porque literalmente los odian, cuestión legítima donde las haya, pero si tanto asco los tienes para que perder tu tiempo, pasa de ellos y ya está: YO-ODIO-A-THE-BEATLES
En alguno de los vídeos se repiten algunas cuestiones pero son curiosos en general.
Para finalizar lo último que me he encontrado ha sido referente a la supuesta obra inédita de los Beatles de casi catorce minutos de duración, un experimento sin pies ni cabeza y donde podemos escuchar algo muy curioso en Carnival of light, y en español. Estos Beatles son la repera.

miércoles, 4 de septiembre de 2013

El sentido del humor

Si hay algo que considero verdaderamente importante en esta vida es el sentido del humor. Es bueno para el espíritu y el corazón. Nos permite llevar una vida mas saludable, afrontar los problemas con otro aire, en fin, que es bueno para todo. Por supuesto siempre en su justa medida, porque, si nos reímos de todo y por todo, el efecto conseguido puede ser contrario al deseado y hasta acabar con uno ojo a la virulé.
Desde que tengo un poco de raciocinio, poco, he tratado de llevar o encarar las cosas con humor. Mi problema es que siempre termino viendo las cosas desde un punto absurdo y surrealista. Quizás es que, como le pasaba a Jardiel Poncela, no me gusta mucho el mundo que me rodea y por eso busco uno diferente.
En España se ha desarrollado mucho este humor absurdo, sin lógica y delirante. Desde finales del siglo XIX y principios del XX tenemos a escritores como Ramón Gómez de la Serna y sus greguerías, Pedro Muñoz Seca, Miguel Mihura y el propio Enrique Jardiel Poncela.
De la mano de Mihura apareció La Codorniz, revista de humor en la que lo absurdo quedaba patente. Y a lo largo del siglo XX llegaron humoristas en toda regla como Gila, Tip y Coll y más tarde Martes y Trece,
Faemino y Cansado, Gomaespuma... Vaya, unos cuantos.
Fuera de este país tenemos a Groucho Marx y sus hermanos en EEUU, los Monty Phyton en Gran Bretaña y por supuesto Les Luthiers en Argentina..
Quizás por todo esto es posible que una de las causas de que me gusten los Beatles sea el humor, absurdo en muchos casos, que destilaban en muchas de las cosas que hacían, desde su música y sus películas a sus entrevistas. Es reconocido por los cuatro Beatles que si en gran medida consiguieron continuar cuerdos cuando explotó la beatlemania fue precisamente porque mantuvieron el buen humor en todo momento.
Una de las escenas que más me gusta pertenece a la película A hard day's night, con John Lennon y Anna Quayle. Un diálogo de besugos francamente estupendo (a partir del minuto 5:10). Pero hay otras de la misma película A hard day's night
También tenemos cientos de perlas realizadas en las miles de entrevistas realizadas:

Periodista: "¿Se han cortado el pelo alguna vez?"
George: "Yo me lo corté ayer. "Periodista:''¿No te lo han cortado muy poco?
Ringo: "Lo debieras haber visto el día anterior."
Periodista: "¿Eres casado?"
George: "No, soy George."
Periodista: "¿Quién de ustedes es realmente calvo?"
George: "Somos todos calvos. Y yo soy sordo y mudo."

O el surrealismo crítico-social de Lennon en el Teatro Príncipe de Gales de Londres en 1964:
"Los de los asientos baratos tengan la gentileza de aplaudir, el resto solo agiten sus alhajas."

George en la Antología: "cuando conocí a Paul yo tenía unos trece años. El debía andar por los catorce recién cumplidos (siempre fue nueve meses mayor que yo. Incluso ahora tras todos estos años sigue siendo nueve meses mayor)"

En fin, que si no has escuchado muchas de las bromas que hicieron a lo largo de su carrera puedes ver las películas A hard day's night y Help donde encontrarás mucho de ese humor Beatle.

viernes, 30 de agosto de 2013

Larry Parnes

Antes de saltar a la fama, en 1960, los Beatles fueron contratados por Larry Parnes para acompañar a Johnny Gentle en una gira por Escocia. En el documental Beatles Anthology, Paul McCartney recordaba este hecho, así como los cantantes que habían llegado al estrellato en los cincuenta y en esos primeros sesenta cuando ellos mismos trataban de hacerse un hueco en el panorama musical de la época. Curiosamente los nombres de estos chicos eran impuestos por la misma persona, el mismo Larry Parnes.

Este mánager comenzó con Tommy Steele en el año 1956. Steele (Thomas Hicks) ya llevaba tiempo actuando pero es con Parnes cuando despunta como vocalista al estilo de Elvis. Y similar a Steele, va adoptando a todos los cantantes que le parecen adecuados para ganarse a los adolescentes británicos, a prácticamente todos les cambia su nombre original por otro de guerra y todos con apodos o apellidos, cuando menos, sorprendentes. McCartney bromeaba en la Antología sobre los nombres que les endosaba:
           -Vince Eager (entusiasta o complaciente)
           -Dickie Pride (orgulloso, arrogante)
           -Johnny Gentle (tierno, dulce)
           -Billy Fury  (furor)
           -Georgie Fame (fama)
Y hubo alguno más. A casi todos sus discípulos les cambió el nombre. La verdad es que era una práctica muy extendida en los sesenta, y comprensible en aquellos casos en que dichos nombres eran raros, difíciles de pronunciar o directamente feos. Aunque luego aparecieron otros artistas con nombres llamativos como Engelbert Humperdink, también impuesto o recomendado por su manager Gordon Mills. Pero de este señor no os voy a poner enlace porque su canción Release me no permitió que el sencillo de los Beatles Penny
Lane/Strawberry fields forever llegase al número uno ¡Por Dios si es un doble cara A!
En cualquier caso, y volviendo al tema, nuestro amigo Larry Parnes fue un tipo curioso y también avispado, ya que el solito manejó casi a su antojo la escena musical del momento.
Para terminar os dejo de nuevo con Guille Furia y una foto de un servidor, alias Fer Nifty, en el Albert Dock de Liverpool de donde nuestro amigo era originario. Como los Fab Four.
Aclaro que Fer Nifty todavía no ha sacado ningún sencillo de éxito.

domingo, 25 de agosto de 2013

The Beatles at the Hollywood Bowl


En 1977 se editó el, hasta ahora, único disco oficial en directo de los Beatles: The Beatles at the Hollywood
Bowl. Es llamativo que si el disco salió al público fuese por parar las cintas piratas que estaban apareciendo en los setenta. Escucharlo es destrozarte los oídos pero es como volver a los sesenta, como si te sentases en medio del público y estuvieses rodeado de miles de fans con unas gargantas francamente potentes, diecisiete mil para ser exactos. Supongo que al día siguiente todas esas chicas estarían literalmente sin voz. El disco se compone de parte de las grabaciones que se realizaron en los conciertos de agosto de 1964 y 1965 en Los Ángeles cuando la beatlemania se encontraba en lo más alto. Efectivamente el sonido no es lo mejor de la grabación, creo que lo realmente increíble es la energía que emana, cosa que ya lo dice George Martin en la contraportada de la carátula. Lo interesante es preguntarse que se podría hacer con esas grabaciones hoy día, teniendo en cuenta que la tecnología ha avanzado tanto. Y es raro que dicho disco que incluso llegó al número uno en Gran Bretaña no se haya remasterizado todavía cuando, sin embargo, a otros discos se les ha dado ya tres vueltas, y alguna más. Ahora que este agosto cumple los cuarenta y ocho años de su grabación creo que pueden ir pensándoselo las mentes de EMI para presentarlo cuando haga los cincuenta, o lo mismo lo hacen a la vez que el famoso concierto de la azotea (guiño para los beatlemanos).

Obviamente este es otro de esos regalos que un día te encuentras inesperadamente en casa. Es increíble la de veces que habré puesto este disco, ya tiene unos cuantos kilómetros, y de hecho la carátula fue reparada en su momento por algún sitio porque si no el disco salía disparado al suelo. Hay que reconocer que la grabación no te deja indiferente, es cuando te das cuenta lo que debía ser encontrarse en medio de todo aquello, y cómo debía ser para el grupo tratar de dar un concierto en semejantes condiciones auditivas. Toda una proeza, y si no vean en este vídeo: She's a woman. Sí, las imágenes son del Hollywood Bowl y sí, el audio es el del concierto; pero no concuerdan. Así es la vida.
Leyendo la contraportada me hace gracia la parte en la que el productor de oro, George Martin, menciona una conversación con su hija Lucy de nueve años:
-¿Tú grababas con ellos, no papá?¿fueron más grandes que los Bay City Rollers?
A lo que el padre contestó: -Probablemente no. Y añadió para los comentarios del disco: Algún día lo descubrirá realmente.
Bay City Rollers fue un grupo de pop marchoso y pegadizo de éxito en los setenta, muy popular entre las adolescentes pero de los que solo se acuerdan en Inglaterra y algo en EEUU. Además se presentaban en las actuaciones con unos estilismos muy del gusto de la época, con unos pantalones francamente discretos. Yo ya he reservado un par de ellos por internet (aunque me ha costado encontrarlos). Por otro lado, que más quisieran estos pobres haber tenido el éxito y la repercusión de los Beatles. Aunque tampoco se les dio tan mal.

jueves, 22 de agosto de 2013

¡Ya estamos aquí!

Hola hola ¿qué tal?¿cómo va el verano? Espero que bien para todos. Instalados en esa rutina estival y todas esas cosas que se dicen a estas alturas de mes ¿no? Pues bien, ya estamos de vuelta, con las pilas cargadas y todavía nos quedan unos días que debemos estirar al máximo. Hoy traigo a un irreductible (como aquellos galos) músico que tratará de hacer que estos calores sean, al menos, más agradables.

En 1979 Paul McCartney y los Wings sacan el sencillo Goodnight Tonight que fue un gran éxito a lo largo de ese año, sobre todo en el verano en España ya que fue usado como sintonía de la Vuelta Ciclista.
Macca y sus amigos aprovechan el tirón de la música disco del momento y se marcan este tema pegadizo con guitarra española incluida. Creo que todos hemos movido los pies al ritmo de esta canción que originalmente tenía siete minutos de duración, lo que la hacía un poquito pesada, aunque para el sencillo afortunadamente se acortó a algo más de cuatro minutos.

Así que bueno, mientras vamos atravesando el verano fiestero canicular, le decimos adiós a la noche pero sin parar de bailotear con Goodnight Tonight

viernes, 12 de julio de 2013

Versión Japonesa


Ha llegado a mis manos el sencillo que puedes ver a la derecha. Desde siempre me ha gustado ampliar la colección con discos curiosos, distintos o, como en este caso, exótico. Soy coleccionista y soy así de raro. Es admirable el gusto exquisito que ponen los japoneses a la hora de editar discos, o habría que decir para ser más exacto, a la hora de crear cualquier obra dedicada al mundo del coleccionismo. He visto lp's editados en Japón y es una maravilla para el coleccionista, pues están muy bien acabados en cuanto a la calidad del vinilo y sonido y repletos de cositas de las que tanto nos gustan a los aficionados como comentarios, letras de canciones, pósters y tontunas en general.
Este disco en concreto pertenece a una reedición de la colección de sencillos que se realizó en 1977. Es similar a la colección que apareció en España en la misma década llamada The singles collection 1962/1970 y las canciones que aparecen son Paperback Writter y Rain.
Trae la típica funda exterior con la distribuidora para Japón, o sea Toshiba, y dentro viene el disco y un insert de doble página con casi todas la explicaciones en japonés e inglés, letras de canciones, etc y la discografia en su parte posterior. Las partes que vienen sin traducir al inglés quedan ignotas para mi pues no entran en los tres idiomas que hablo perfectamente, esto es ejpañol, manchego y bolo. Políglota que es uno.
En el lote venían otros sencillos de otros países que ya iremos viendo.

miércoles, 3 de julio de 2013

Pop Toledano

Cuando todavía era un petardo de adolescente (hoy día soy un petardo a secas) recuerdo carteles colgados por la ciudad de Toledo anunciando conciertos de El Pecho de Andy. El curioso nombre de la banda proviene del título de una canción de Lou Reed. Para muchos, casi diría la mayoría, es un grupo totalmente desconocido y para otros un grupo de culto. Es verdad que tuvieron cierto tirón a mediados de los ochenta dentro de ese boom de bandas que nacieron al amparo de la nueva ola española. Grabaron primero con una independiente y luego para Nuevos Medios, discográfica  que de primeras se hizo un hueco con el pop y luego fue tendiendo al flamenco. Si no me equivoco es una de las tantas discográficas que han caido debido a la situación actual.
El Pecho de Andy no pudo romper con esa imaginaria línea que separa el ser un grupo más, de los muchos que había, con los de la primera división como creo se merecían. Los toledanos se quedaron a las puertas, eran renombrados en muchos círculos pero de ahí no pasaron.
Con un sonido pop, donde primaban las guitarras, el Pecho de Andy. sonaba muy bien pero no terminaron de cuajar. Sus letras estaban llenas de contenido, muy poéticas, algunas cargadas de crítica social y es verdad que de vez en cuando un poco crípticas en sus historias. Al margen de esta pequeña crítica totalmente personal y subjetiva el cuarteto lo hacía bastante bien, les falló el que no tuvieran algo más de publicidad y repercusión en algunos medios. Aún así consiguieron publicar dos elepés y algún maxi antes de desaparecer. Su "éxito" mas sonado fue El Arrozal, extraido de su primer disco. Del segundo, Llegará Octubre, destacar mi favorita Tras La Lluvia, la que da título al discoEn La Red, Megalópolis... acompañadas de un saxo que las dota de una atmósfera muy particular.
En fin, creo que había talento pero fue otro grupo más que se diluyó en los ochenta. Una pena.
No quiero olvidar destacar la portada del disco, tomada de la foto de Lewis Hine a principios del siglo XX, imagen de denuncia social del trabajo infantil en las minas.

miércoles, 26 de junio de 2013

Julian Lennon


Hasta ahora no había hablado de ningún personaje cercano a los Beatles que no fuesen los estrictamente musicales y siempre había sido de pasada. Aunque todos han influido de una u otra manera en ellos no he creído que fuesen realmente relevantes. No lo he hecho de momento, porque mañana es posible que llueva.
Hace dos o tres años me hice con este disco, una edición portuguesa que se envió a las radios para promoción. Y sinceramente son de esos que no sabes que te vas a encontrar dentro. En su momento, hablo de 1984, tuvo buenas críticas y llegó a entrar en listas alcanzando el top 20 tanto en Reino Unido como en EEUU. La verdad es que es un peligro, artísticamente hablando, cuando creces a la sombra de alguien que ha llegado alto en su carrera, si además hablamos de John Lennon, el listón es exageradamente alto. Por supuesto esto es extrapolable al resto de los "hijos de". Y aunque demuestren tener talento se les mirará con lupa, y tal demostración habrán de hacerla de manera continua, con la carga que eso supone.
Siempre he tenido cierta simpatía por este chico. En muchas fotos en las que aparecía veía un niño triste, serio, como si la sombra de su padre más que protectora fuese como una losa que pesase sobre él. Lo más probable es que sea una impresión mía, no sé si errónea, pero me hacía verle con otros ojos.
Volviendo al disco. En una primera escucha no me dijo demasiado y se quedó durmiendo en la estantería de manera indefinida. Ahora he vuelto a desempolvarlo y, bueno, le he encontrado otra gracia. Es verdad que algunas veces se le oye ochentero pero hay varias canciones que aguantan bastante bien el paso del tiempo.
Una de las cosas que llamó la atención en su momento fue su habilidad como letrista, interesantes temas y bien acabados, medios tiempos y casi todas las canciones son suyas. Por supuesto, las otras cuestiones por las que destacó fueron el parecido físico con su padre y un tono de voz bastante similar. Por momentos parece que estás escuchando a su progenitor.
En fín, Too late for goodbyes con un ritmo un tanto ska fue su primer sencillo en listas. No está mal pero no es de mis favoritas y tiene ese cierto sabor ochentero del que hablaba que hace que algunas canciones no envejezcan todo lo bien que podrían. Sin embargo Valotte, su segundo sencillo si me gusta más y On the phone y Say you're wrong también están bastante bien. Visto esto creo que es suficiente para que nuestro amigo y su disco sean rescatados y traidos a la actualidad. El disco fue producido por Phil Ramone quien también trabajó con uno de los grandes protectores de Julian en su infancia, Paul McCartney, quién como ya sabes inspiró al exbeatle Hey Jude.
Más tarde, Julian Lennon, en su disco de 1988 Photograph Smile realizó una canción bastante pegadiza acompañada por un vídeo en el que hacía un homenaje en toda regla a su papá y sus amiguitos de la juventud. Por cierto, hace poco tiempo editó un libro en el que muestra la memorabilia Beatle que ha ido recogiendo a lo largo de los años.
Del resto de su discografía no conozco nada y no sé si me pierdo algo. Si alguien sabe algo al respecto que lo diga o que calle, si quiere.

domingo, 16 de junio de 2013

Jethro Tull


Cuando era niño estos chicos sonaron bastante en mi casa durante algún tiempo, hablamos de finales de los setenta y primeros ochenta. La verdad es que es un grupo que inicialmente no me disgustaba aunque tampoco les prestaba una especial atención. Mas tarde, cuando empecé a verlos en distintas apariciones en televisión mi perspectiva fue otra y, además, me hacían mucha gracia, supongo que como a todos. He de reconocer que en directo ganaban mucho musicalmente, eran espléndidos músicos, y además visualmente no te dejaban indiferentes, desarrollando un espectáculo musicoteatral interesante.Ya de primeras tenías a un señor que tocaba la flauta en un grupo de rock, aspecto sorprendente. Además lo hacía con un estilo muy característico que al parecer se llama flutter-tonguing (se admiten comentarios al respecto) y que domina toda la obra del grupo dotándole de un sello característico. Y no podemos olvidar su figura inconfundible sobre el escenario con la pierna levantada. Al parecer, según leí en una entrevista, todo vino porque no se pueden dar notas altas con la armónica al tiempo que los pantalones que lleves puestos te queden muy ajustados, el dolor te lleva a adoptar semejantes posturas.

Este es el angelito en cuestión
Al margen de estas cosas, nuestro hombre tiene un mérito enorme porque aprendió a tocar la flauta el solito, sí, muchos músicos también aprendieron de esa forma, pero el instrumento en cuestión no es precisamente fácil. Además no solo tocaba éste sino también otros de viento como el saxo y la gaita, amén de guitarras varias y el violín. Una joya vamos.
Por el grupo han pasado ciento y la madre en diferentes puestos llegando a ser hasta seis miembros. Originales ya solo quedan, que yo sepa, Ian Anderson, fundador, vocalista, "flautista loco" e instrumentos varios y el guitarrista Martin Barre, y casi todo el repertorio del grupo recae en Anderson. En su estilo tenemos una fusión muy propia que les hace distinto a todo cuanto se pueda encontrar en el mundo del rock. Parten del progresivo al que aunan melodías folk, y toques de blues y jazz.
En fin, tengo recuerdos de mis hermanos, sobre todo del peque Javier (aunque este fue mas tardío), escuchando desde Aqualung y su Locomotive Breath al Thick as a brick y por supuesto Living in the past. Pero no sé porqué ninguno de estos discos se me quedaron tan grabados como sí lo hizo una de sus llamadas obras menores aunque tuvo bastante éxito tanto en Gran Bretaña como en los Estados Unidos: Heavy horses. Y tanto fue así que pasado el tiempo y cuando empecé a tener algo de dinerito me lo compré pero ya en cd. Obviamente la canción que da título al disco es impresionante pero hay otras, como Acres Wild, Rover y por supuesto ...And The Mouse Police Never Sleeps.
Bueno, voy a escuchar el disco otra vez que no me cansa.

domingo, 2 de junio de 2013

Orquesta Mondragón

Llevaba tiempo con una entrada de este grupo a la mitad, reescribiéndola y volviendo a dejarla de lado y, como se suele decir, la actualidad me los ha traído al presente y me he decidido a rematar la cuestión. La Orquesta Mondragón son de esos grupos que o te gustan o los odias. No valen medias. Y la verdad es que la personalidad de su líder Javier Gurruchaga puede llegar a ser cargante pero debemos reconocer el valor de una banda que, en un momento muy difícil, rompió con todo y supo ofrecer un espectáculo distinto a todo cuanto se había hecho y se estaba haciendo a finales de los setenta. Junto al gran showman que era Javier se encontraban, amén de un grupo bastante amplio de músicos, otros miembros como el gran guitarrista Jaime Stinus y Popotxo Ayestarán, ayudando este último a Gurruchaga en la labor cómica. Fueron innovadores, transgresores, cantaban letras provocadoras, mezclaban en escena rock con cabaret o vodevil, con un humor surrealista y, en definitiva, se reían de todo. Todo servía para sacarle punta. Si partimos de la base de que su nombre hace referencia a un psiquiátrico situado en esa localidad vasca ya vamos indicando hacia donde se encaminaban.
Yo los conocí a través de su primer disco, Muñeca hinchable, que mi hermano Iñaki trajo a casa, y aluciné en colores con su Pasen y vean, amén de otras. Todas muy irreverentes pero muy frescas.
Y me gustaron bastante hasta poco después de mediados de los ochenta, a partir de ahí la cosa es más de lo mismo, los miembros empiezan a entrar y salir, el grupo pasa a ser exclusivamente el propio Gurruchaga y ya no es igual. Aún así no quito el mérito a los éxitos que tuvieron después.
En 1982 se lanzaron al mundo del cine haciendo una película con poco éxito (o casi ninguno), Bésame Tonta, pero cuya banda sonora me gustó mucho por su variedad de estilos, su gracia y algún que otro tema bastante pegadizo. Además de la homónima, hay otros temas como La primera vez, y su éxito Garras humanas, este último que puedes ver está grabado en el gran Musical Express de Ángel Casas. Este lp lo compré en un mercadillo hace tres o cuatro años al precio de dos euros, lo cual a ojos de alguno no sé si es irrisorio o excesivo.
Pero como decía al principio la actualidad me los ha hecho recordar. Es un hecho reconocido la admiración de Javier Gurruchaga por John Lennon en particular y por los Beatles en general, ya lo ha demostrado en muchas ocasiones. Y el último disco que ha grabado nuestro amigo es precisamente un homenaje a los de Liverpool en el que cuenta con la ayuda de unos cuantos amigos conocidos. El resultado es abierto, como siempre. Para gusto los colores. Aquí puedes ver la presentación del disco en Madrid, Lady Madonna. Una vuelta de tuerca más a la siempre vendible música de los Beatles.

lunes, 13 de mayo de 2013

The Cavern Beatles

Hace unos días hablaba en otra entrada de la posibilidad de ver a tu/s ídolo/s cuando venían a tu ciudad o tu
país (dependiendo del artista) y vibrar en un concierto y todas esas historias que nos gustan a los aficionados a la música pero que a algunos por motivos ya conocidos nos resulta difícil. Así que ante la falta de los originales y más cuando el original es imposible que vuelva, nosotros los fans, nos llegamos a conformar con esos grupos tributo que tratan de emular a estas bandas. Y todo esto ¿a qué viene? Pues a que el viernes 10 llegaron a Toledo (capital del Imperio) el que está considerado como uno de los mejores grupos imitadores de los Beatles y que está apadrinado por The Cavern Club: The Cavern Beatles. La verdad es que los chicos lo hacen bastante bien; buenos músicos, instrumentos idénticos a los originales así como sus míticos amplificadores Vox, vestuario acorde a cada etapa del Grupo original... Todo está bastante cuidado. Intercalan en su repertorio canciones de gran éxito con alguna otra menos conocida, lo cual es de agradecer y algunas de ellas complicadas para realizarlas en directo. En fin, no es lo mismo que haberlos visto a Ellos pero pasas un buen rato y además "a splendid time is guaranteed for all".
Dos horas de espectáculo recreando la magia Beatle. Chachi piruli.

Para finalizar decir que la figura de Paul McCartney es interpretada por Chris O'Neil, que en la película Backbeat (1994) donde se mostraban los orígenes de los Beatles, hacía el papel de George Harrison. Y, por cierto, increible el parecido del doble de John Lennon.
Aquí os dejo un ejemplo de como suenan.

sábado, 27 de abril de 2013

The Hollies

De entre los diversos grupos que aparecieron en el boom británico de los sesenta, The Hollies, es
probablemente uno de los que cuanto más los escucho más me gustan. Y es verdad que pese a ello he tardado en hacer una reseña suya. Quizás sea porque son de esos grupos que cuando hablas de ellos poca gente los conoce aquí y en el fondo es como tener "tu" grupo de culto, tienes que poner alguna canción suya para que los reconozcan y aún así algunos te miran con cara de pepino.
Lo curioso es que aunque los conocía desde hace mucho tiempo y había escuchado algunos de sus éxitos empecé a prestarlos mas atención cuando cayeron en mis manos un par de sencillos (los de la derecha) que pertenecían a su etapa de los setenta cuando no estaban Graham Nash, ya en C.S.N.&Y. y que no volvió, ni Allan Clarke, su cantante que si regresó poco después, y que son los que habían dado al grupo su sello personal, con un estilo propio caracterizado por sus armonías vocales (tres voces nada menos) y buenas melodías encuadradas en el sonido beat como Look Through Any Window o Just One Look. Y una de mis favoritas pero con una pequeña salvedad, aunque en la canción original interviene Graham Nash, me gusta la versión de 1969 que hacen en directo y en el que se ve al instrumento que lleva la voz cantante, un banjo muy bien tocado por Tony Hicks y que hace que no puedas dejar de mover los pies: Stop Stop Stop.

Y esa fue una de las cosas que me llamó la atención de uno de los discos, precisamente no ver a su frontman en la foto. Conocía que Nash se fue pronto del grupo pero no que Clarke lo hizo durante un corto espacio de tiempo, y en su lugar habían puesto al rubito que puedes ver al fondo.
La cuestión es que en estos discos están mas cercanos al pop-folk americano y, salvando las distancias, recuerdan por momentos a lo que hacían al otro lado del charco grupos como The Eagles, y así suenan en Magic Woman Touch y Don't Leave The Child alone. Ya en alguna otra composición anterior de cierto éxito sonaban como CCR., o sea, un tanto americanizados.
Desde mitad de esta década setentera la cosa decae y las canciones ya no vuelven a estar a la altura del grupo ni de su historia.
¿Qué los hace distintos a otros de los sesenta? Pues no es el pop Beatle, ni es el rythm & blues de Rolling Stones, ni tampoco es el blues de los Animals, es el sonido propio de los Hollies. Y, pese a ser una banda desconocida para muchos aquí, está considerada como una de las bandas mas importantes de Inglaterra de los sesenta y setenta.

Por último, cuando los Beatles saltaron al estrellato y dejaron de pasar por la Caverna, los de Manchester los reemplazaron hasta que pasado un tiempo llegaron a las listas con el clásico Stay de Williams y los Zodiacs y en el mismo sello que los de Liverpool. Ojo a este tema porque a diferencia del original parece que tienen prisa. Qué marchita.

miércoles, 17 de abril de 2013

Envidia

Tengo envidia, envidia cochina. Cuando he visto que los Rolling Stones van a actuar en Hyde Park y que las entradas se han agotado en cinco minutos me ha dado envidia, y que visto lo visto van a ampliar fechas. Supongo que pensarás que tengo envidia de no poder acudir, de no haber tenido la opción de comprar una entrada, o de hacerme con una parte de la recaudación, pues no (bueno, de esto último sí). Me da envidia que no pueda pasar lo mismo con los Beatles, que nos tengamos que conformar con las visitas esporádicas de Paul McCartney, porque de Ringo ni hablamos. Me gustaría haber podido pasar por esa histeria, saber que se siente al matar a alguien por hacerte con una entrada para poder verlos en directo, sentir...
Quizás este aspecto también ha ayudado a que la aureola de los Beatles haya llegado hasta donde ha llegado, el hecho de que la banda pop más grande de la historia no volviese a dar conciertos tras el de 1966 en Candlestick Park, o el famoso de la azotea en 1969, según se mire. Desgraciadamente han tenido que pasar las cosas que han pasado en la historia Beatle para que tal hecho no pudiera llegar a materializarse.
Y toda esta elucubración venía porque, jolín, la de veces que han pasado por la cuerda floja sus satánicas majestades y han vuelto del infierno una y otra vez. Va a ser verdad que tienen un pacto con el de los cuernos y el rabo. Y aquí están otra vez, llenando estadios, reventando taquillas y siendo noticia por ello.
Así que mi más enhorabuena a los stonianos y que lo disfruten. Pero que recuerden que su primer gran éxito se lo deben a los de Liverpool.
En fin, qué cruel es el mundo en el que vivo.

lunes, 15 de abril de 2013

Libros y tebeos con solera-Parte XIII

Acababa de terminar el curso y el verano estaba encima con todas sus consecuencias. Hacía mucho calor, o al menos a mí me parecía más que el año anterior. Por las tardes eran inevitables las siestas, aunque yo siempre había sido reacio a ello, porque me parecían una pérdida de tiempo. Hoy no puedo evitar de vez en cuando echar una cabezadita, supongo que son cosas de la edad. El caso es que las tardes podían ser largas si no las ocupabas en algo interesante. Obviamente muchos de estos huecos eran rellenados por gran cantidad de lectura y, mira por donde, vino a caer en mis manos un libro, mejor dicho un ladrillo (por el grosor) de un señor que tenía un nombre de pila más largo que los de la nobleza: John Ronald Reuel Tolkien y  El Señor de los Anillos. Para quien ya me conoce sabe de mi querencia por la literatura de ficción, fantástica  y de aventuras. Y así sucedió que, como si atraído por el anillo único fuese, me embebí en él tal cual "mi tesoro", sin poder parar de leer, inmerso en la Tierra Media y acompañando a Frodo Bolsón de Bolsón Cerrado en su viaje. Sin embargo para mí la odisea duró escasamente una semana. Sí, fue tal la cautivación que me produjo que las hojas del libro y las horas del día iban pasando sin poder apartarme de él. Y me lo leí en solo una semana. Menos mal que era verano.
El libro para muchos no deja de ser una mezcla de personajes medievales, mitológicos y cuentos épicos. Pero hay más. No solo estamos hablando de encontrarnos ante una lectura amena y ágil, sino también ante una relato complejo pero bien ligado, sin errores en la construcción de la narración, cosa fácil de suceder dada su intrincada historia. Una novela con diversas líneas que se entrecruzan, siendo todas de relevancia en el destino final de la obra. Algo realmente complicado pero bien ejecutado. La historia es bien conocida, y más desde que se llevó al cine, así que no voy a hablar de ella. Ya sabes, la típica lucha entre el bien y el mal. Pero ¡qué lucha!
Guardo con especial cariño, un librito en formato de fotonovela basado en la primera película que se realizó sobre la obra en cuestión. Un film de finales de los setenta que aúna dibujos y escenas reales que aunque deja algo que desear tiene su gracia. Así, cuando dijeron de hacer una película sobre la misma en el año 2000 y dirigida por Peter Jackson (al que temía más que a un nublado) tenía mis dudas. Era complicado volcar el mundo de Tolkien a la pantalla. Todo tan épico, tan espectacular, tan fantástico... tan largo. Pero creo que ha merecido la pena. Y espero que haya servido para que los jóvenes se acerquen a la literatura de Tolkien, y que lean que es lo importante. Aunque sea una simple lucha entre el bien y el mal.
Para finalizar me gustaría recordar un par de anécdotas respecto a esta obra. La primera vez que se intentó llevar la historia al cine recayó en manos del gran Stanley Kubrick, quien intentó que fuesen los cuatro Beatles los que adoptasen los papeles principales, a saber, Paul y Ringo como Frodo y Sam, George como Gandalf y John de Gollum ¿Quién haría de Sauron?¿Jagger, Bowie, Chiquito de la Calzada...? Y la segunda se refiere al rodaje de la película por Peter Jackson ¿con qué nombres llamaba el equipo de rodaje a las cuatro cámaras principales con las que se grabó El señor de los Anillos?

domingo, 7 de abril de 2013

Bee Gees

Sí, los Bee Gees ¿qué pasa? Llevaba tiempo queriendo escribir algo sobre estos chicos pero una entrada anterior referente de manera indirecta a ellos me dejó un poco tocado. Pero me gustaría reivindicar la primera etapa de este grupo inglés al que muchos toman por australiano ya que hasta allí emigraron con sus padres en busca de otras oportunidades que se les negaban en su Inglaterra natal. Tampoco eran solo un trío, de 1965 hasta 1968 fueron un quinteto; no solo cantaban sino que eran multiinstrumentistas, han compuesto grandes canciones para mucha gente de renombre. Parece que cada vez que se habla de este grupo solo han hecho Fiebre del Sábado Noche y esa horrorosa película basada en el Sargento Pimienta; que solo han sido representantes de la música disco, del lamé dorado y las voces gritonas. Y no, no es así. En fin, que hay demasiada mirada turbia con este grupo.
Efectivamente creo que son de esos grupos que o te gustan o los odias, pero para eso estamos aquí, para ver lo que nos ocultan esos árboles que no nos dejan ver el bosque (¡qué bonito!).
Desde su primer disco hasta el inicio de su gusto por los falsetes pasarán diez años. A partir de 1975 ya es otra cosa, y la lían pero bien liada.
Y el caso es que a mi me gustan sus inicios, con un sonido beat muy de la época (pese a la distancia con Europa), con toques de folk, medios tiempos, sus sempiternas baladas, buenas letras y las armonías vocales tan propias de los hermanos Gibb. Canciones de 1965 y 66 como ClaustrophobiaI was a lover, a leader of menTimber!Monday's rainBorn a man, siendo estas dos últimas de mis favoritas.
Cuando dan el salto a Inglaterra en 1967 ya llevaban dos discos en Australia y nada mas llegar graban un disco Bee Gees'1st. Como primer sencillo se lanza New York mining disaster 1941 que llega a las emisoras solo con el título, sin nombre, y muchos creen estar escuchando lo último de los Beatles, lo que empujará a la canción muy arriba en las listas. Pero una vez deshecho el entuerto no se quedan ahí, demuestran su valía y llegan To love somebodyMassachusetts, y el álbum Odessa considerado como uno de los mejores de la década de los sesenta. A partir de aquí comienzan los problemas entre ellos, con discos que no consiguen subir en las listas y algunos incluso que ni siquiera entran en ellas. Hasta que llega la mitad de la década de los setenta en la que empieza a imponerse la música disco de la que ellos, una vez resueltos sus conflictos, serán los reyes. Lo demás ya se conoce: "ah ah ah ah stayin' alive".

viernes, 5 de abril de 2013

Libros y tebeos con solera-Parte XII

En una familia en la que había cuatro chicos era normal que los tebeos primero y los cómics después estuviesen casi por todas partes. A finales de los setenta y primeros ochenta aparece en España el llamado cómic de adulto, denominado así no solo porque pudiesen aparecer escenas subidas de tono, sino también por los argumentos, comentarios groseros o acalorados, crítica social, etc. Así, ante mis ojos pasan revistas como Tótem, Cairo, Víbora, y la que hoy nos ocupa, Zona 84. Al margen de otras cuestiones que no vamos a entrar a valorar aquí, lo impactante de estos cómics eran su aspecto visual y sus historias. Era todo muy novedoso, muy atractivo, totalmente distinto al dibujo que se había realizado hasta entonces.
De entre todos esas revistas, casi todas de aparición mensual, me gustaba especialmente 1984, publicación americana que tiene su prima en España, que cogerá mucho del contenido de la primera hasta que se van haciendo sitio los dibujantes españoles. El título provenía de la novela de George Orwell, de la que por cierto diremos que seguro de los muchos seguidores de ese deplorable programa llamado Gran Hermano ni siquiera conocen, pero es lo que hay. El fondo de muchas de estas publicaciones en general era la ciencia ficción, el mundo imaginario, etc... o sea, mi mundo. Cuando ya empiezo a tener algo de dinerillo suelto y no me lo he gastado en discos (puñeteros Beatles) voy comprando algún cómic que otro. Comienzan mis paseos mensuales al quiosco del Cano en busca de aventuras intergalácticas, y de 1984 paso a Zona 84. La revista es la misma pero cambia el nombre por unas cuestiones muy obvias, por un lado el año en cuestión ya está cerca y para los futuristas la cosa no queda bien, y por otro los herederos de Orwell dicen que qué pasa con el titulito. De esta guisa me encuentro con más de ochenta páginas en formato revista, mezclando el dibujo a todo color con blanco y negro, y unas historias en las que perderse durante unas horas... y durante unos años. Un lujo para los sentidos.

domingo, 31 de marzo de 2013

Elephant's Memory


Creo que todo aficionado a los Beatles conoce, aunque sea de pasada, a este grupo de Nueva York. Se formó a finales de los sesenta con solo dos músicos fundadores pero llegó a tener un buen número de miembros en sus filas que variaban constantemente, entre ellos aunque efimeramente Carly Simon quien conseguiría un gran éxito poco después con You're so vain. Formaron parte de la banda sonora de Cowboy de Medianoche y obtendrían cierta notoriedad con algún que otro tema a principios de los setenta. Su vida como grupo fue breve pues se separan en 1976.


Uno de los motivos por los que fue más conocido reside en que formaron la banda de apoyo de John Lennon y señora en varios conciertos y discos a principio de esa década, e incluso el de Liverpool les llegó a producir un disco. Pero la verdad es que ellos solos se bastaban para elaborar un rock potente, con mucho viento y ciertos tintes experimentales muy al gusto de la época.

El disco que aparece aquí es posterior a su etapa con John Lennon y forma parte del lp Angels forever de 1974. Esta es la cara A Running Man, aunque a mi particularmente me gustan más otras canciones anteriores como Cryin Blacksheep Blues o The Yogurt Song.
Interesante la crítica del grupo en la contraportada del siempre controvertido Julián Ruiz.

sábado, 23 de marzo de 2013

Bob Dylan

Reflexionando a propósito del nuevo Papa he llegado yo solito hasta Bob Dylan. Qué cosas ¿verdad? Pues así ha sido. Comencé pensando en eso de los millones de cristianos que hay en el mundo y en otras cuestiones adyacentes al mismo, luego se me fue la cosa a esas personas que nacen bajo unas determinadas circunstancias y cuando van teniendo uso de razón (o la pérdida de ella) ven la luz en otras creencias que a sus ojos entienden como verdadera, o toman la de sus orígenes y la llevan mas allá. Y todo, dicho sea de paso, con el máximo respeto, que no se me altere nadie que no está en mi juicio tocarle la moral al personal, y que cada uno crea o deje de creer en lo que le parezca.
Por supuesto mis reflexiones se enfocaban al mundo de la música. Me acordaba de Cat Stevens que renació bajo el nombre de Yusuf Islam, Little Richard que llegó a abandonar la música (temporalmente, claro) para ser pastor (de almas se entiende), Bob Marley dejó el cristianismo para defender el movimiento rastafari, Bob Dylan se apartó del judaísmo para hacerse evangélico, Madonna pasó del catolicismo a la cábala (aunque realmente no sé si la ambición rubia sabe por dónde se anda) y por supuesto George Harrison criado como cristiano se hizo hinduista. Es verdad que algunos sufrieron tales terremotos tras una experiencia traumática por lo que buscaron otras cosas menos terrenales y mas espirituales.
Posteriormente trasladé esas visiones cósmico-religiosas al plano netamente musical y empecé a ver sus influencias. Obviamente en algunos se deja ver más que en otros. En George Harrison es más que notable y conocida esa inmersión en todo lo que olía a hindú, en Marley en todo lo que olía a otras cosas y en el que nos atañe hoy, Bob Dylan, dio a conocer la palabra de Jesús en una serie de discos a finales de los setenta y principio de los ochenta de los que dicen los críticos se encuentra casi lo peor de su discografía. La verdad es que a algunos les sienta mejor la espiritualidad que a otros. Yo no soy un especial conocedor de la carrera Dylaniana, no paso de conocer sus grandes éxitos y algún que otro tema menor, pero toda esta historia me terminó llevando y recordando a la canción Man gave names to all the animals, que traigo a colación y que me persiguió todo un verano quedándose grabado al fuego en el hipotálamo. No es una gran canción pero si supuso uno de los pocos éxitos que obtuvo por la época. Está incluida en su lp Slow train coming de 1979.
Para finalizar no tengo mas remedio que traer aquí la versión que Joaquín Sabina hizo de este tema y que al parecer al autor no le hizo mucha gracia. Sabina en estado puro:


El hombre puso nombre a los animales
con su bikini, con su bikini
El hombre puso nombre a los animales
con su bikini, qué mogollón.

Al cocodrilo le llamó "cocodrilo"
porque en el Nilo nadaba con estilo.
Al diplodocus le llamó "diplodocus"
porque ya entonces quedaban pocus.
Y al que en la selva rugía feroz
fue y le puso "león".

Vio un bicho nadando por el canal de Suez
y le puso "pez", ¡qué gilipollez!.
Vio un caballo alto que no usaba gafas
y, por supuesto, le puso "jirafa".
Y al de rabo largo, chiquito y matón
fue y le puso "ratón".

A las ladillas les puso "ladillas"
por lo que pican cuando las pillas.
Y al ornitorrinco le llamó "ornitorrinco"
porque no encontró un nombre más raro.
Y al que se adapta a cada situación
le puso "camaleón".

A un lagarto que iba para Barranquilla
le puso "caimán", se va el caimán.
A otro que ya no puede caminar
porque le faltan las patitas de atrás
le dijo: "cucaracha te vas a llamar".
Marihuana pá fumar.