Los Beatles y yo. Música y de todo un poco.

viernes, 31 de octubre de 2014

Un Mundo Diferente Films

Un Mundo Diferente Films presenta su segundo corto. Tras muchas idas y venidas buscando financiación, y harto de no encontrar a nadie, he corrido yo mismo con los gastos: diez euros y el refresco que me he tomado durante el desarrollo de la película. Y este es el resultado. Por diez euros y una lata de cola qué queríais. Es lo que hay. Espero que os guste.
video

jueves, 9 de octubre de 2014

Una de versiones y II

El boom que supusieron los Beatles en los sesenta llevaron a muchos jóvenes a formar sus propios grupos tratando de emular a los de Liverpool. Obviamente la mejor manera de foguearse era con las canciones del cuarteto inglés. Pero generalmente para muchos de ellos, tanto en España como en Hispanoamérica, la barrera del idioma hacía que las llevasen a su terreno, adaptando las letras al español, como mejor podían. Aún así algunos cantaron en el idoma de Chespir, y otros hicieron lo que pudieron.

En España, los adaptadores oficiales de las canciones Beatles fueron los barceloneses Mustang, llegando incluso a editar por delante de ellos sus propias interpretaciones. Son las cosas de pertenecer a la misma compañía. Así, temas como I'll follow the sun se convierte en Siguiendo el sol y Do you Want to know a secret en Quiero contarte un secreto. En otras la melodía es reconocible pero la letra va por libre como Ven solo tú. Supongo que no debe ser fácil traducir una letra, ensamblarla y que quede similar al original. Pero no nos vamos a quedar en esas "nimiedades" y reconozcamos el valor de estos chicos.
De la ciudad condal también nos llegaron Los Tiburones con su particular Perdí tu amor, Los Salvajes y su Boys y Los Gatos Negros con Ella te quiere.
En Madrid no podían ser menos y nos hicieron sus versiones Beatles grupos como Los Diablos Negros con Déjalo así y Los Módulos con su flamenco psicodélico en Hello Goodbye.
De Mallorca son Grupo 15 que adaptaron Un Novelista; y Los Pops con una más que interesante Un día de tantos (ojo a la primera canción del vídeo con un riff bastante reconocible).
En Canarias Los Ídolos, grupo pre-Canarios de Teddy Bautista, tradujeron Hay un lugar. Y en Ceuta The Brisks hicieron lo propio con All my loving.

Estos son solo unos pocos de los muchos grupos que en España incorporaron a su repertorio composiciones de los Fab Four. Pero al otro lado del charco igualmente hubo gran cantidad de bandas que adaptaron a los Beatles. Veamos.

En México surge Tijuana Five que entre otras versiones beatles hicieron Mi auto puedes manejar. Lo mismo sucede con los Hermanos Carrión que grabaron unas cuantas y meritorias adaptaciones como La noche anterior. Y más de lo mismo con Los Shippy's, de los que podemos escuchar Mi sufrir..
En Argentina Sandro versionó a los Beatles en solitario en diversas ocasiones y también después junto a su grupo Los de Fuego.
En Uruguay Los Shakers, clónicos en sonido y vestimenta a los ingleses, realizaron buenísimas versiones en inglés como Girl, y en español como Boleto para pasear y Yo grito tu nombre. Para mi gusto el mejor grupo beat en toda Sudamérica, ya sea con temas propios como ajenos.
Y en Venezuela Los Impala grabaron entre otras Tú la vas a perder.

El influjo de los Beatles, en todos los aspectos (musical, social, estético...), resultó apabullante para la muchachada de medio mundo en los sesenta, y los jóvenes de habla española no fueron menos. Y así como los Beatles realizaron versiones de sus héroes musicales (Elvis Presley, Buddy Holly, Little Richard, Fats Domino...), los jóvenes hispanos también quisieron emularlos, y tomaron la música del cuarteto pero adaptando las letras, logrando de esa forma que el sonido Beatle se propagara aún más. Y consiguiendo a su vez lo que los propios Beatles habían hecho con sus ídolos, que "su" canción fuese más conocida en su país que la original.

martes, 7 de octubre de 2014

Una de reformas

En estos tiempos tan convulsos en los que parece que todo es inamovible aquí no "semos" así. O yo considero que no debo ser así. Por lo tanto, le he dado un lavado de cara al blog; estéticamente, se entiende; los contenidos, mejores o peores, siguen siendo los mismos (de momento, que aquí nada ni nadie es eterno). Y no es que me haya cansado de ver durante estos más de tres años la misma presentación pero me apetecía cambiar ¿Por qué no? Lo mismo dentro de dos días vuelvo a los orígenes, pero por ahora esto es lo que hay.
Así que como decía el genial Makinavaja: "En este mundo podrido y sin ética, a las personas sensibles solo nos queda la estética." Y yo sigo brindando por cada amanecer.

miércoles, 1 de octubre de 2014

Una de versiones I

Que los Beatles hicieron famosas algunas canciones que no eran suyas es algo bastante conocido por esta nuestra parroquia. No en vano se foguearon en su primera época con abundantes temas de gente como Little Richard, Chuck Berry, Elvis Presley, The Marvelettes, Buddy Hollie, The Coasters... Y muchas de esas canciones llegaron a ser tanto o más populares que la original gracias a los Beatles.

Todos conocemos uno de los primeros éxitos de los Fab four con el que abrían o cerraban sus conciertos: Twist & Shout. Canción que inicialmente interpretaron los Top Notes sin mucho éxito; luego los Isley Brothers hicieron bastante conocida; y, por último, los Beatles se encargaron de que a sus autores, Medley y Russell, no les faltara dinerito para el resto de sus días. Más tarde y hasta su último concierto en Candlestick Park utilizaron Rock & Roll Music de Chuck Berry, versión que hacían desde sus inicios en Hamburgo. Y si con estas abrían, con Long Tall Sally (atención en el vídeo al hermano gemelo de Lennon) cerraban sus actuaciones haciendo de ella todo un clásico con el que además homenajeaban a uno de sus ídolos: Little Richard.
Lo mismo sucede con Please Mr. Postman de las Marvelettes y que los chicos grabaron para su segundo disco With The Beatles. Todavía hay quien cree que es una composición Lennon y McCartney.

Podemos citar más, y aunque a lo largo de la "corta" carrera del grupo fueron desechando hacer versiones y nos demostraron su arrolladora capacidad creativa, alguna más se les coló. Hasta en su supuesto último disco llevaron a cabo una versión de una canción tradicional: Maggie Mae.
Pero ¿y si hablamos tras su separación? Pues nos vamos a sorprender, o quizás no.

Nuestro amigo John Lennon lanzó en 1975 su álbum Rock&Roll que, entre otros clásicos del rock, incluía el tema Stand by me de Ben E. King. Este último la hizo bastante conocida en EEUU pero Lennon la lleva a su terreno y se marca un tema al que da su propia impronta. Tanto es así que aparece en muchos de sus discos recopilatorios.

George Harrison también tomó una canción de los primeros sesenta grabada por James Ray, Got my mind set on you. La incluyó en el disco Cloud Nine y la hizo más conocida incluso que la original; suponiendo además (y curiosamente) el último número uno para él. De hecho, creo que esta canción junto con My sweet Lord son "sus" temas más conocidos fuera del cuarteto.

El supuesto beatle menos dotado, Ringo Starr, llevó al número uno la versión You're sixteen de los hermanos Sherman, y que interpretaba Johnny Burnette. La podemos encontrar en su álbum Ringo. Tengo entendido que fue la única versión que se ha hecho de esta canción que llegó a lo más alto de las listas y en el que, como nota curiosa, Paul McCartney interviene en esta canción con un instrumento poco usual, un solo de mirlitón o kazoo.

¿Y Paul McCartney? Pues la verdad es que ha sacado sus discos de versiones como Снова в СССР  y Run Devil Run, puro rock & roll; o Kisses on the Bottom, su particular homenaje a los standards del jazz. Pero realmente no ha hecho ninguna versión de terceros tras los Beatles que realmente haya trascendido, y eso que en sus conciertos solía añadir algúnos clásicos como Aín't That A Shame o Good Rocking Tonight.

Por lo tanto, todo esto nos lleva a darnos cuenta de la influencia que pudieron tener otros en los Beatles, y que pese a toda su poderosa creatividad posterior, los chicos retornaban a sus orígenes demostrando una y otra vez de dónde venían y de dónde bebían. Y, sobre todo, hasta que punto los ya exbeatles podían tomar una canción ajena de entre sus músicos de cabecera, darle su toque y llevarla al éxito nuevamente. Aunque Sir Paul siempre lleve la contraria.